Skip navigation

Category Archives: O b i t…uando

Pablo Latapí Sarre
(mi referente en Análisis estructural)
ad honorem…  
 

En su artículo de despedida de la revista"proceso", Latapí resumió así lo que para él significó su trabajo periodístico:

         "Escribir en la prensa vino a concretar de modo importante mi responsabilidad social de investigador; me obligó a estar alerta a los acontecimientos cotidianos de la educación, a relacionar mis lecturas y proyectos con las necesidades de mi país y me facilitó encauzar el conocimiento especializado hacia su natural vocación de llegar a la gente y formar opinión pública."

 
(maestro de todo un ciclo de análisis y amor por la ética…coatl)
 

 

A la vez, Latapí realizó una prolongada labor periodística; de 1964 a 1976 fue colaborador en el diario Excélsior, y después –con la salida de Julio Scherer como director de ese diario– en la revista Proceso, donde colaboró hasta 2002.

e-consulta – periódico digital de Puebla, Oaxaca y Tlaxcala- En portada Puebla

Homenaje póstumo

Autor Por María Teresa Galicia Cordero

martes, 04 de agosto de 2009

 

En cada circuilo social corren opiniones diversas sobre el momento en que vivimos, el horizonte parece cerrarse, se acumulan signos preocupantes: los precios del petróleo, el tercer recorte, el Fobaproa, Chiapas, la inseguridad pública, los secuestros, la transición política, la ingobernabilidad, etc. Lo escribía Pablo Latapí Sarre el 12 de julio de 1998; diez años después las cosas no parecen haber cambiado, al contrario, hay signos de mayor descomposición social y es el México que vivió hasta sus últimos días quien fuera uno de los mejores educadores que han existido en este país.

En una sociedad profundamente desigual como la nuestra, en la que unos viven y otros mueren y en la que la vida de unos depende de la muerte de otros, no podemos dejar de lado la pobreza. Leer a México desde los pobres como él lo señalaba, implica desprenderse del ideal de realización humana del mundo rico, de la definición de civilización de las sociedades de la abundancia y de la concepción de la vida como acumulación de bienes, negocio o entretenimiento; implica una interpretación diferente de México, ya no como país en desarrollo, ni en dificultades económicas, ni en crisis recurrentes, sino como un país atravesado por un gran reclamo ético.

Don Pablo, como le nombrábamos quienes tuvimos la maravillosa oportunidad de trabajar con él en algún invaluable momento de nuestra existencia, fue un hombre extraordinario que vivió en la búsqueda permanente por la justicia, imperativo moral dominante a lo largo de toda su vida, lo que imprimió un sello personal a sus actividades profesionales como educador e investigador de la educación. Pienso que sus lecciones de vida se relacionan con la búsqueda permanente del significado de ser mujer u hombre en plenitud, que tiene que ver, desde mi punto de vista, con la ética.

Quién no recuerda en sus ensayos y publicaciones el cuestionamiento permanente a las insuficiencias e inadecuaciones del sistema educativo mexicano en la búsqueda de una sociedad más justa y participativa. Uno de sus legados más importantes es el de recuperar la esperanza, esa esperanza que permita lograr formas de convivencia más justas, participativas y solidarias en las que la educación sea la herramienta para preparar y apoyar ese cambio, sobre todo en la transformación interna de las personas.

Sé que junto conmigo, la comunidad educativa de Puebla lamentará esta irreparable pérdida, lo afirmo porque hace algunos años Don Pablo impartió en el patio del Museo Poblano de Arte Virreinal su tan conocida conferencia “Ser maestro hoy”, en dónde cerca de 2 mil personas asistimos a escucharle en uno de los Foros Ciudadanos que organizamos. Sé también que una de las cosas más significativas fue constatar hasta el último momento de su vida el enorme cariño y respeto que le prodigaban las personas que le conocían

Se iniciará próximamente un nuevo ciclo escolar en el que ya Don Pablo no estará pendiente de las políticas educativas, ni será consultado por el Secretario de Educación, el Sr. Alonso Lujambio, pero los que nos quedamos asumimos el compromiso de seguir adelante, dejar constancia de esas batallas perdidas en la historia visible, pero que, como bien lo expresaba, tenemos la certeza que serán batallas ganadas en otros planos de la existencia.

A los maestros, que enfrentan el reto de educar , los invito a recordar su sentido mensaje: “Educar no es seguir un programa de asignaturas y perder el tiempo en memorizar dinastías, sino amar el conocimiento y descubrir en él retos personales; inventar maneras propias de aprender y hacernos dueños de la propia reflexión. Es introducirnos al asombro, acercarnos a la posibilidad de lo absoluto y, a la vez, tratar de comprender la perversidad humana. Es leer, leer mucho, perderse en la música y en la poesía, contestar las respuestas con nuevas preguntas, y así madurar, en apertura a los demás y en capacidad creciente de bondad. Al margen de los programas de estudio y las estrategias didácticas, hay en los niños y en lo jóvenes dinámicas espontáneas que importa guiar y cultivar; la vida tiene su propia energía y a los educadores corresponde respetarla y encauzarla. La educación que dé el maestro empieza por su esfuerzo por educarse así mismo, por descubrirse, profundizar las propias incertidumbres y construir afanosamente su libertad ; así inventará sus propias maneras de aprender. Y a partir de esa experiencia, estimulará a sus alumnos a descubrir estos procesos en su interior y moldearlos hasta encontrarse así mismo. Ser maestro es cosa de vocación, de inclinación interior, de proyecto de vida; quizás de amor”.

Por mi parte, llevaré siempre en la mente y en el corazón su mensaje póstumo: “Considero una huella que dejo o un modesto testimonio de alguna de mis convicciones más profundas. Lo entrego como quien lanza al mar un barquito de papel, frágil e indefenso, espero que vientos amables los hagan llegar como un recuerdo mío a las manos y a los corazones de mis amigos”.

Descanse en paz


Fallece Pablo Latapí Sarre
El doctor en Filosofía nació en 1927 en la ciudad de México y dedicó más de 40 años a la investigación educativa, publicando más de 30 libros

Redacción
El Universal
Martes 04 de agosto de 2009
10:26 El doctor en filosofía y experto en investigación educativa, Pablo Latapí  Sarre, falleció el pasado lunes, según información difundida por W Radio.
Latapí Sarre  nació en la ciudad de México en 1927. Fue doctor en filosofía con especialización en ciencias de la Educación, por la Universidad de Hamburgo, Alemania.
Fundó y dirigió durante 10 años el CEE (Centro de Estudios Educativos) en 1963. Durante más de 40 años, realizó investigaciones en materia educativa, tema del cual escribió  más de 30 libros.
Entre sus publicaciones se encuentran Adelante con Brío; La SEP por dentro; Un siglo de educación en México; La moral regresa a la escuela y El financiamiento de la educación pública en el marco del federalismo.
Desde 1985 fue miembro del Sistema Nacional de Investigadores y fue investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
En junio de este año, el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, encabezó la ceremonia en la que Latapí Sarre fue investido con el doctorado Honoris Causa, en reconocimiento a sus contribuciones a la educación de los mexicanos.
La distinción, que por primera vez brinda el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico

Fallece Pablo Latapí Sarre
Pablo Latapí Sarre realizó por más de 40 años investigación educativa en más de 30 libros que publicó (Foto: Archivo )

Nacional (IPN), fue otorgada al miembro emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) por sus contribuciones al conocimiento universal.
Además, recibió dorctorados honoris causa por las universidades de Colima, Sonora, la Autónoma Metropolitana  (UAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Fue Embajador y representante permanente de México ante las Naciones Unidas

MarAndSun
2009-08-04|14:41
DF
Es una enorme pérdida para el área educativa, indudablemente. La calidez humana al tiempo que las brillantes aportaciones del trabajo realizado por el Dr. Latapí deberán seguirse abordando en la academia y en la investigación educativa si queremos hacer buen uso de sus legados. Mando mis condolencias a sus familiares y amigos. Por otro lado, comparto la siguiente información: Nuestro querido colega Pablo Latapi falleció el dia de hoy 4 de agosto. Los servicios de velación se llevan a cabo el dia de hoy en la Agencia Funeraria Gayosso de Felix Cuevas 810, tel. 5601 2525.
 
MujerSonorense
2009-08-04|12:47
Hermosillo
Con el Maestro, muere uno de los ideologos mas brillantes de la Educacion en Mexico. El Maestro era un luchador incansable, un critico agudo y exigente del sistema educativo de nuestro pais. Jamas se dejo callar ni amedrentar por el Estado, siempre defendio por encima de todo la importancia de re-dignificar la docencia y el quehacer educativo de Mexico. Fuerte defensor de la etica en la educacion superior, de su responsabilidad hacia el pais para egresar de sus aulas ciudadanos ETICOS, no tecnologizados y orientados exclusivamente para el desarrollo empresarial, sino DIGNOS ciudadanos comprometidos con el desarrollo y la calidad de vida de sus comunidades. Descansa en Paz Maestro, pues tu labor en la tierra termino, pero continua desde alla iluminando las mentes de quienes pretenden hacer de nuestro sistema educativo algo mejor. Y a los que no…mandales un rayo para que los parta tres veces. Descansa en Paz, Maestro de Maestros.
 
CFCLIBRE
2009-08-04|12:21
MEXICO
A quien le importa, sol oimpportan noticias de celulares y de artistas o no?
 
mary49
2009-08-04|12:10
Tequisquiapan
fue una vida muy fructífera intelectualmente y su sencilléz se dejó sentir en los campesinos de Querétaro. por ello es una gran pérdida. Pablo donde quiera que estés gracias por los años que compartiste de tu trabajo con nosotros.
 
mary49
2009-08-04|12:03
Tequisquiapan
La verdad es una pérdida lamentable de un gran investigador y educador.donde quiera que estés Pablo gracias por los años compartidos de trabajo, fueron muy fructíferos en mi formación.
 
CFCLIBRE
2009-08-04|11:57
MEXICO
A nadie le interesa 1

 

In memoriam…

L@s niñ@s Inocentes de Hermosillo
Sonora Mex

Nicolas Poussin: Massacre of the Innocents

Nicolas Poussin 1593/94 – 1665

Matanza de los Inocentes

1626-1627 óleo sobre lienzo (97 × 131 cm) – Musée des Beaux-Arts de la Ville, París  

El rey Herodes manda matar a los niños varones  en Belén. Los verdugos no muestran compasión alguna, incluso cuando la mujer suplica piedad. El espectador centrará su atención en la expresión de las mujeres.

Mi fuente: Art and the Bible